notitle
notitle

Luis Felipe Arizmendi,Al.Mercadofelipearizmendi@gmail.com

Un juez norteamericano determinó que Argentina negocie con los "holdouts", o llamados fondos buitres, hasta el 30 de julio el pago de US$1,500 millones de la deuda que no entró al canje forzoso en que Argentina redujo en 70% el valor de esa deuda a los actuales bonistas. Lo concreto es que de los fondos Aurelius y NML pueden, luego del 30 de julio, embargar los fondos depositados por este país en los bancos norteamericanos para cobrar su deuda. Si el Gobierno Argentino no repone esa suma, entraría en "default técnico". Según Argentina, esto es preferible a la activación de la cláusula RUFO, que da derecho a los actuales bonistas a solicitar mejores derechos en sus pagos. Según los "holdouts", ese riesgo no existe por tratarse del cumplimiento de una sentencia. Semana crítica para Argentina y, como en las novelas de suspenso, el final puede ser totalmente inesperado.