notitle
notitle

Fritz Du Bois,La opinión del directordirector@peru21.com

Así que, tratando de ver el lado positivo, Humala cumplió con su ofrecimiento de no sorprendernos. Por otro lado, si había algo que se requería en esta ocasión era justamente tratar de recobrar el entusiasmo –tanto del ciudadano como del empresariado–, por lo que ha sido una oportunidad que ha desperdiciado.

En realidad, entre lo más rescatable del discurso está el reconocimiento de que existe un problema de seguridad y ojalá que se implementen los 7 ejes que ha planteado para enfrentarlo. Además, es la primera vez que el mandatario se ha referido a la necesidad de fomentar concesiones y a la conveniencia de que Petroperú sea listada en el mercado de valores. Al fin parece estar perdiendo la inhibición que le impedía referirse positivamente al sector privado.

Mientras que nos alarmó un tanto la cantidad de programas sociales que se están creando. En solo un par de párrafos de su mensaje mencionó a Cuna Más, Qali Warma, Jóvenes a la Obra, Vamos Perú, Trabaja Perú, Juntos, Foncodes, Vida Digna, Pensión 65, Buen Inicio del Año Escolar, Fondo para la Inclusión Rural. El Gobierno parece tener una increíble fertilidad para producir burocracia social. No vaya a ser que la planilla administrativa se coma los recursos que aportamos todos los peruanos.

Asimismo, produce incomodidad escuchar hablar de un 'empadronamiento' de todos aquellos pobres que reciben asistencialismo del Estado. Podrían caer en la tentación, a lo Chávez, de desarrollar clientelismo entre los más necesitados. En todo caso, ha sido un mensaje corto y rápido que será fácilmente olvidado, lo cual no es necesariamente malo.