La culpa es del pasado
La culpa es del pasado

El expresidente brasileño Kubitschek, quien construyó Brasilia y diversas obras públicas de gran envergadura, utilizó de lema durante su gobierno “50 años de progreso en 5 años de gobierno”. Si aquel lema se le intentase adaptar a la administración Vizcarra, sería “10 años de retroceso en 2 años de gobierno”, debido a que este año la pobreza llegará a niveles similares a los de 2010, según estudio de los economistas Lavado y Liendo.

Desde que se inició el actual gobierno, el presidente ha sabido enfocar la atención de la ciudadanía en enemigos que sirven de excusa para justificar las deficiencias de este gobierno.

Primero fue el Congreso; luego, culpó a la ciudadanía por el fracaso de una cuarentena mal implementada, y ahora el nuevo enemigo es la sanidad privada que, si bien ha sido indolente frente a la crisis, no es excusa para justificar la falta de inversión en salud pública, dado que el presidente prometió en marzo de 2019 que aquel año se entregarían 80 hospitales nuevos en todo el país, pero hoy nadie le cuestiona dónde están aquellos hospitales.

El presidente también afirmó que en cien días no pueden resolverse problemas que no se han resuelto en cien años. Pero no se le critica por la pandemia, sino por lo que no hizo durante dos años de gobierno. Debido a que, cuando el presidente postuló a la vicepresidencia, se supone que conocía los problemas del país; además, lleva casi cuatro años en el Ejecutivo, por lo que resulta inverosímil creer que acaba de enterarse del estado de la salud pública.

El presidente debería dejar de culpar a sus antecesores, dado que quien asuma la presidencia en 2021 recibirá un país en peores condiciones que en las que lo recibió él, y si utiliza la misma estrategia que este, será poco gentil cuando se refiera al actual gobierno.


TAGS RELACIONADOS