notitle
notitle

Fernando Maestre,Opina.21fmaestre@peru21.com

Es común observar los romances que se organizan actualmente en que las edades ya exceden largamente la época de la fertilidad; pudiendo encontrar personas de 75 años saliendo con jóvenes de 38 o 40 años, viviendo esta experiencia de modo natural y con toda la ilusión de que llegarán lejos. Pero por causas emocionales, sociales y culturales estas parejas son rechazadas por la sociedad, que piensa que los une el interés y una bonita herencia. Pese a este rechazo y violencia de la familia de la más joven, estas uniones se siguen dando y con éxito. La causa de este rechazo social se debe a más de un factor, siendo el principal la fantasía de la sociedad que le dicta al oído que el "viejo" está saliendo con su "hija". Cosa que es absurda e injusta. Otra razón es la creencia de que la más jovencita solo tiene interés en la billetera y la comodidad del galán maduro, lo cual es otro atropello e injusticia frente a lo que bien puede ser una pareja que se ama. Por ello se recomienda que estas parejas disparejas sean ayudadas y no combatidas. Recuerde que el amor no es solo cosa de jóvenes, pues todos tenemos derecho a amar y ser amados.

TAGS RELACIONADOS