SIGUE LA TENSIÓN. Policía vigila las calles para evitar nuevas protestas de los pobladores. (USI)
SIGUE LA TENSIÓN. Policía vigila las calles para evitar nuevas protestas de los pobladores. (USI)

Pese al aumento del resguardo policial, la tensión continúa en la provincia de Casma donde, ayer, la alerta de un posible saqueo movilizó a los efectivos del serenazgo y de la Policía Nacional. Es que, en el Mercado Modelo, un grupo de enardecidos pobladores intentó saquear el puesto de Raúl Coveñas Sernaqué, hermano del empresario Alberto Coveñas, quien el último lunes fue asesinado, al parecer, por orden de su propia familia, exaltando los ánimos de la gente.

Aunque la Policía logró disuadir a la turba y evitó el asalto del mercado, detuvo –en medio de las protestas– a cuatro personas que tenían armamento en su poder. Ante el peligro de nuevas protestas violentas, los comerciantes cerraron sus puestos para ponerse a buen recaudo, mientras que las clases escolares en la provincia fueron suspendidas.

En tanto, el propietario de una tienda de lubricantes, identificado como Rolando Pulache Silva, denunció ante la prensa que también había sido amenazado de muerte por extorsionadores, los cuales, incluso, le escribieron un anónimo donde le dicen: "Te llegó la hora… plata o plomo. Urgente".

Debido a la situación de inseguridad, el presidente regional de Áncash, César Álvarez, anunció que le pedirá al presidente Ollanta Humala que declare en emergencia la región y que agentes de la Marina de Guerra patrullen las calles para, así, erradicar la ola delictiva. Asimismo, solicitó que agentes del grupo policial Génesis identifiquen y capturen a los líderes de las bandas que causan el terror en Casma.

TENGA EN CUENTA

- Raúl Coveñas, hermano del comerciante asesinado en Casma, negó haber participado en el crimen. Sin embargo, no quiso responder si su esposa planificó el homicidio y contrató a los sicarios que la acusan.