notitle
notitle

Mercedes Aráoz,Al.MercadoAmérica Latina y el Caribe es cada vez un continente más urbano. El 80% de la población se concentra en centros urbanos, la mancha urbana se extiende sin planificación ni control y con un alto grado de informalidad. Esta expansión no viene acompañada de adecuados servicios públicos, como transporte, agua y saneamiento, espacios de esparcimiento; su provisión se encarece cada vez más; los impactos negativos en la calidad de vida crecen. Además, cuando se provee alguno de esos servicios, no se considera la multiplicidad de usos del suelo urbano en sus alrededores, ni cómo aumentar la plusvalía para la comunidad. Los centros tradicionales se ven abandonados, con espacios baldíos y viviendas que bien podrían ponerse en valor a través de programas de vivienda propia y de alquiler, que permitan ofrecer una vivienda a buena parte de la población, en particular a jóvenes y hogares unifamiliares de bajos ingresos, a menor costo. Es un buen momento para las políticas públicas que promuevan un uso eficiente de nuestras ciudades y mejorar la calidad de vida de nuestra población.

TAGS RELACIONADOS