CARACAS.– El descontento social crece día a día en Venezuela. La crisis económica, la corrupción, la inseguridad, la falta de libertad de expresión son algunos de los motivos por los que la población toma las calles para protestar contra el Gobierno de Nicolás Maduro.

Las manifestaciones se iniciaron el 3 de febrero cuando estallaron 12 protestas en todo el país. Estudiantes del estado de Táchira, Mérida, Trujillo, Carabobo, Zulia, Lara, Caracas y otras localidades salieron a las calles para reclamarle al Gobierno por la inseguridad.

El 6 de febrero, estudiantes de la Universidad Católica del Táchira protestaron y fueron acusados de atacar la residencia del gobernador José Gregorio Vielma Mora. Cuatro estudiantes fueron detenidos y están recluidos en la cárcel de Coro.

Hace una semana, dirigentes de la oposición encabezados por Leopoldo López convocaron a una marcha para el 12 de febrero, día de la juventud, mientras que los estudiantes aprovecharon para pedir la liberación de sus compañeros.

El Gobierno, en respuesta, hizo un llamado a los estudiantes oficialistas para celebrar el Bicentenario de la Batalla de La Victoria.

EL 12-FDesde las nueve de la mañana del 12-F, estudiantes opositores y oficialistas se concentraron en los puntos diferentes para marchar. La oposición salió desde Plaza Venezuela –este de Caracas– hacia la Fiscalía General de la República y el oficialismo en la vecina Plaza O'Leary.

Al mediodía, el presidente Nicolás Maduro se unió a la marcha oficialista en Puerta Caracas desde donde hizo un llamado para "no caer en provocaciones" y "y no agredir a nadie".

Las marchas transcurrieron en forma pacífica hasta que encapuchados se fueron infiltrando entre los estudiantes; y en las cercanías de la Fiscalía un grupo se distanció de la muchedumbre y se enfrentó a la barricada policial de unos 200 guardias armados que custodiaban el Ministerio Público.

Los estudiantes empezaron a lanzar piedras y objetos contundentes a la Policía cuando se empezaron a escuchar disparos.

Según el diario El Nacional, aproximadamente a las 15.17 horas en una esquina de La Candelaria, cerca de la sede de la Fiscalía, el estudiante de Mercadeo de la Universidad Humboltd Bassil Alejandro Dacosta Frías de 23 años recibió un impacto de bala en la cabeza y murió minutos después al ingresar al Hospital Vargas.

Su último comentario en Facebook fue: "Bueno señores, este que está aquí sale a marchar mañana sin miedo de nada, con la esperanza de encontrar un mejor futuro".

Dacostas fue auxiliado por otro estudiante, Robert Redman, que luego terminaría muerto en otro choque contra las fuerzas chavistas.

Redman escribió en su Twitter: "Me tocó cargar al chamo que murió, hasta hace poco tenía su sangre en mi brazo, pero ya llegué a casa".

Redman volvió a salir cuando las protestas continuaron en su barrio, el Chacao. En su último mensaje reconoce que recibió un "perdigonazo" en el brazo. Minutos después recibió un tiro en la cabeza.

Según el gobierno, los encapuchados que dispararon a los estudiantes eran fascistas instigados por miembros de la oposición, mientras que la oposición señala que eran infiltrados de los llamados colectivos cercanos al gobierno que tenían un plan para sabotear la marcha.

El tercer asesinado de la jornada fue Juan Montoya, un miembro de los colectivos del barrio 23 de enero, una zona famosa por ser controlada por dichos grupos armados chavistas donde la Policía no tiene autoridad.

Horas más tarde, el presidente Nicolás Maduro acusó a la oposición de intentar un golpe de Estado y advirtió que no permitiría más protestas sin previo permiso.

Dirigentes del Gobierno responsabilizaron a Leopoldo López y a la congresista María Corina Machado como los responsables de hechos violentos y horas después se emitió una orden de detención contra López por "homicidio" y "terrorismo".

Por su parte, el líder de la oposición y Gobernador de Miranda, Henrique Capriles, señaló que la violencia solo le convenía al Gobierno para tapar la crisis y que no era el momento para que Maduro deje el poder.

APOYO Y CRÍTICASLos gobiernos aliados de Venezuela –Bolivia, Ecuador, Nicaragua y Cuba– salieron a apoyar a Maduro, mientras que Estados Unidos y la ONU pidieron a Caracas investigar los actos de violencia, y respetar las libertades y a abrir el diálogo con la oposición.

Por su parte, la Unión Europea expresó su preocupación por los hechos de violencia mientras que en el Perú el IDL exhortó al gobierno a activar los mecanismos interamericanos ante la actual situación de violencia en el país petrolero.

Ayer, miles de estudiantes volvieron a manifestarse en Caracas, bloqueando algunas vías.

TENGA EN CUENTA

- Al cierre de edición el 60 por ciento de los 99 estudiantes detenidos había sido liberado, pero a 25 de ellos les han abierto proceso en la vía judicial.

- Organizaciones de derechos humanos denunciaron maltratos y supuestas torturas contra algunos de los jóvenes apresados.

- El presidente Nicolás Maduro convocó para hoy una gran marcha por la paz y contra los "fascistas" de la oposición.

TAGS RELACIONADOS