notitle
notitle

La reconstrucción efectiva y eficiente del país tendrá que considerar varios elementos o factores, y no solo el nombramiento del director de la Autoridad de la Reconstrucción, Pablo de la Flor.

Con rango de ministro y con voz en el Consejo de Ministros, De la Flor reúne los requisitos y las experiencias privada (experiencia en el sector financiero y en obras por impuesto) y pública (jefe negociador del TLC y viceministro) necesarias para tamaña labor.

Un plan efectivo y realista debe considerar la identificación de aquellos aspectos que deben ser reconstruidos prioritariamente en aras de la prevención futura y "aprovechar" la oportunidad para mejorar nuestra infraestructura. Los US$6,500 millones en daños, S/20,000 millones de inversión calculados, no son poca cosa.

La inversión por reconstrucción permitirá atenuar parcialmente en algo el impacto económico negativo del fenómeno El Niño y dará oportunidad a más y nuevas empresas a participar generando cierta reactivación.

La reconstrucción no solo debe ser eficiente sino rápida, más allá de los 3 meses que se indican que demora la elaboración del plan, lo que es todo un reto ya que debe ser transparente y exento de corrupción.

Habrá que echar mano de todos los mecanismos que permite la ley: Asociaciones Público Privadas (APP), obras por impuesto, obras públicas, inversión privada.

La Contraloría durante el proceso de reconstrucción, y después, es posible que requiera mayor presupuesto para cumplir a cabalidad con este y todos los otros encargos que está abordando. Será clave la coordinación con el Congreso y con el Ejecutivo, y también, con las autoridades regionales y municipales.

Mis mejores deseos de éxito para Pablo de la Flor, quien ha indicado que su gestión estará blindada contra la corrupción.