Copa América
Redacción PERÚ21
Redacción PERÚ21

"Quos vult Iuppiter perdere dementat prius", adagio romano sobre que Júpiter enloquecía primero a aquellos que quería hacer perder: nombrar al gordito (¿le hará bajarse de peso?) Cateriano de premier es como tirarle un baldazo de gasolina al fuego, por más que su viejo amigo Federico Salazar y otros colegas saluden su nombramiento.

Nadine le ha puesto allí por incondicional (¿no se acuerdan de la "luz verde" o de cómo se quedó calladito como ministro de Defensa cuando Ollanta ordenó que la última promoción del Ejército se llame "Juan Velasco"?), por vargallosista (Nadine es hasta muy amiga de Morgana) y por mastín. Así, ahora el vargallosismo –vía Cateriano– controla ahora el premierato, Defensa, RR.EE., Cultura y Justicia.

Y preocupante lo de RR.EE., no solo porque el olvidable Gutiérrez renunció por "paloma" con Chile ante los "halcones" Ollanta y Cateriano, sino que su sucesora es una calichina que recién ha ascendido a embajadora hace dos años y dicen que está allí solo por recomendación de su ex jefe Roncagliolo.

- Ojo con Chile, que ayer hubo rumores de que la Bachelet había renunciado. Es que la corrupción ha estallado en el supuesto país de los incorruptibles: la derecha manchadaza por el "caso Penta", la izquierda por el "caso SQM" y Bachelet por el pericote de su hijito.

- Ojo con que la constructora brasileña OAS, tan conocida aquí, quebró esta semana. Y Odebrecht en más líos por presuntas coimas en los metros de Caracas y Panamá, además de más novedades con Petrobras. Todas estas revelaciones brasileñas pueden estallar feo en Perú si aquí también se portaron mal Toledo, Alan, Villarán y Ollanta… (Esta columna está dedicada a la tuitera Ivana Brigneti. Deseo concedido).

Sigue actualizado en nuestra APP

Ir a portada