Los burgomaestres de Surco y Chorrillos estuvieron a punto de llegar a los golpes en la urbanización La Encantada. (Difusión)
Los burgomaestres de Surco y Chorrillos estuvieron a punto de llegar a los golpes en la urbanización La Encantada. (Difusión)

Una airada discusión, que por momentos parecía que iba a llegar a los golpes, protagonizaron ayer los alcaldes de Surco y Chorrillos, Roberto Gómez Baca y Augusto Miyashiro, respectivamente. La razón: la disputa territorial de 29 kilómetros que comprenden 24 urbanizaciones y 40 asentamientos humanos.

Este inusual hecho tuvo como escenario la urbanización La Encantada, una zona en la que sus vecinos piden pertenecer a Surco.

El más ofuscado fue Miyashiro. "No me empujes, que no te temo", le dijo a su colega de Surco cuando este le tocó la espalda. "Vamos a conversar, tranquilícese", le respondió Gómez para calmarlo.

En ese momento, Miyashiro retó a Gómez a que deje el cargo en caso de que las autoridades pertinentes le den la razón sobre la demarcación de su distrito. "Si esto es Surco, yo me retiro (de la alcaldía), y si es Chorrillos, usted se retira", manifestó. Luego se estrecharon las manos en señal de acuerdo.

LÍMITE DISTRITALPero, ¿qué ha generado esta disputa? El pasado jueves 30 de mayo, el municipio de Surco publicó en el diario El Peruano un acuerdo de concejo en el que declaraba la existencia de un conflicto de límites territoriales con Chorrillos.

Así, reclamaba un sector de 29 km cuadrados como suyo, pese a que, en el mapa del Instituto Metropolitano de Planificación (IMP), la zona le pertenece oficialmente a Chorrillos.

Al respecto, el burgomaestre Gómez Baca fundamentó la pertenencia de este territorio a Surco con la Ley 6644, dada durante el gobierno de Augusto B. Leguía, en 1929.

"Ese sector le perteneció a la Hacienda Villa y le correspondía al distrito de Surco. Comienza en la base de la Fuerza Aérea del Perú, en Las Palmas, y termina en el Océano Pacífico, pasando por los cerros", argumentó.

Indicó que los pobladores de la urbanización La Encantada, así como de otras zonas, han estado abandonados por años sin recibir servicios de limpieza, seguridad, parques y otros. "Actualmente 2,500 vecinos pagan sus tributos en Surco, y con esa recaudación se cubren los servicios que ahora sí reciben", subrayó.

DENUNCIA PENALPor su parte, voceros de la Municipalidad de Chorrillos informaron que, hace dos días, el alcalde Augusto Miyashiro denunció penalmente ante la Fiscalía al alcalde de Surco y a sus regidores por los presuntos delitos de usurpación de propiedad, abuso de autoridad, malversación de fondos y otros.

Refirieron que su comuna tomará las acciones legales correspondientes para que se solucione el problema.

DATOS

- El especialista en temas municipales Julio Castiglioni afirmó que el alcalde de Surco ha usurpado funciones al declarar un conflicto limítrofe.

- También está cometiendo "delito de malversación de fondos" por utilizar las arcas de Surco "para beneficiar a vecinos que no tributan en su comuna".

- Este problema podría desatar enfrentamientos entre los mismos pobladores. "La actitud del alcalde Miyashiro, al tomar acciones legales, es la más saludable", dijo el abogado.