Pablo Secada
Pablo Secada

Apoyo acaba de presentar las perspectivas al inicio del gobierno del presidente Vizcarra a sus clientes. Un gráfico muestra que 264 mil personas salieron de la pobreza en 2016, frente al promedio anual de 1.27 millones de personas en 2006-10. El otro muestra que 160 mil ingresaron anualmente a la clase media en 2012-14, frente a 60 mil en 2015-17. Cada año, un millón menos sale de la pobreza que en el mejor momento, y cien mil no entran a la clase media.

Gestos correctos, ministros con experiencia en el Estado y un respiro de la politiquería que sabemos que no durará mucho ciertamente no bastan. La mejora de términos de intercambio y un ciclo económico moderado por la incertidumbre política, tampoco. Y reducir el encargo que tenemos frente al gobierno de Vizcarra solo equivale a rehuir nuestra responsabilidad.

Nuestro país requiere que nos la juguemos. No podemos perder tiempo irresponsablemente. Los lideres políticos voceados como ministros tienen que ejercer ese liderazgo, en especia cuando el Gobierno rehúye la política, como si la mototaxi y el megalómano fueran a cambiar.

Este es el momento de proponer una sala autónoma para enfrentar la corrupción, y abogados que sigan una carrera de servicio civil. Miren lo que hicieron en Brasil. Ahora se debe contratar a los mejores del mundo y de nuestro país para hacer un plan de infraestructura, y diseñar adecuadamente programas público-privados que cierren brechas. No podemos esperar otro día para tener un fondo de verdad que financie biotecnología con total autonomía. La capacitación a jóvenes es una especialidad del ministro. Necesitamos fondos concursables para financiar a TECSUP, IPAE, CENFOTUR, SENATI, SENCICO y otros.

Tags Relacionados:

Pablo Secada

Leer comentarios ( )

Ir a portada