Módulos Temas Día
en vivo
Carolina Trivelli
Carolina Trivelli

Se dice que el Perú es un país agrario. Sí y no, pero sin entrar en ese debate, el agro importa. No hay desarrollo en el Perú sin desarrollo agrario. Pese a ello, el agro, salvo el exportador de la costa, es un sector pobre y olvidado.

El debate sobre cómo potenciarlo y capitalizarlo para alimentarnos mejor, exportar y reducir la pobreza queda siempre postergado ante las crisis coyunturales.

Se ha publicado “Tomando impulso en la agricultura peruana”, del Banco Mundial, que dice en resumen dos cosas: que el agro es más importante de lo que pensamos (aporta más del 11% del valor agregado, emplea a uno de cada cuatro peruanos) y que no está desapareciendo (el tradicional es relevante y crece).

A pesar de ello, el estudio halla que hacemos poco por aprovecharlo y modernizarlo. El gasto público en el sector es 0.6% del PBI, poquito. En la costa, con gran inversión pública y privada, la productividad agropecuaria ha crecido 7% anual desde 2007, mientras que en la sierra y selva está estancada.

El agro es central para una buena alimentación, provee insumos para varios sectores, es base para el crecimiento de las regiones pobres y es el medio de vida de millones de familias. No hay erradicación de pobreza sin desarrollo agropecuario.

Urge retomar y refrescar el debate sobre el agro para encontrar cómo capitalizar al menos una parte de lo que nos puede dar como país: inclusión y crecimiento.

Leer comentarios ( )

en vivo
Ir a portada