Agenda made in USA

Escuchaba, por TV, a una muy preocupada congresista peruana por la situación interna de Venezuela.

notitle

Redacción PERÚ21
Redacción PERÚ21

Guillermo Giacosa,Opina.21ggiacosa@peru21.com

Sí, por Venezuela, no por la guerra interna en Siria, los aviones sin pilotos que matan civiles en Yemen, Pakistán y Afganistán, la denuncia de AP que acusa al Gobierno de EE.UU. de violar la privacidad de sus periodistas, la multiplicación desmedida del cáncer en Irak debido a las armas que se usaron, la imposibilidad de aprobar una ley que limite la posesión de armas en EE.UU., las multitudes protestando en España, la gente rascando tachos de basura en Grecia, Portugal y la misma España, el crecimiento estancado en cero en Francia y casi cero en Gran Bretaña, el trabajo infantil y la tuberculosis en el Perú, las 10 bases militares que EE.UU. tiene en Colombia, el portaaviones gringo que hará ejercicios en la nariz del dictador norcoreano para demostrarle quién la tiene más grande, el calentamiento global que parece ya irreversible, los miles que pueblan las calles de Lima vendiendo cualquier cosa, haciendo prestidigitación o, simplemente, pidiendo limosna.

No, la señora está preocupada por la democracia en Venezuela e irá a la embajada de ese país a protestar. Quizá les pregunte por qué no se transforman en una democracia corporativa como EE.UU., cuyo Congreso es el Palacio del Lobby, donde la voz del pueblo está más ausente que la mamá de Adán el día de la madre. En fin, la señora puede tener sus prioridades, pero algo me dice que esas prioridades están marcadas por la agenda que elabora Washington y, como todo lo que se marca allí responde a los intereses de sus corporaciones, debemos aprender a decirle que se equivocó de tema. La confundida congresista del equipo de PPK debería, por su cargo, hacer un esfuerzo para ver más allá de su nariz.

Ir a portada