(Foto: GEC)
(Foto: GEC)

-Salvo por alguna entrevista y un breve encuentro casual en Madrid, no conozco más a César Acuña. Ciertamente, no le conozco tanto como mi coleguita Augusto Álvarez Rodrich u otros del gremio, pues nunca le he frecuentado socialmente ni he dado charlas pagadas para su universidad y menos integrado algún directorio suyo. Tampoco le tengo en buen concepto político: me parece un oportunista sin bandera, que sube a su buque APP al primer náufrago político que se le acerque. Ni aprecio para nada la dudosa calidad de sus claustros ni me seducen sus bolsillos cargados (siempre me extrañará cómo hizo tanto dinero). Pero que nuevamente el JNE no le permita participar en las próximas presidenciales por un detalle idiota es inaceptable y huele a que –otra vez– se está tratando de favorecer a una candidatura específica, esta vez de color de octubre. Como con Olivera, Cillóniz o los apristas, el excesivo y absurdo reglamentarismo electoral está conspirando contra el electorado. Además, estamos en una época lo suficientemente anormal como para que este “país” tan informal ahora se ponga exquisito y puntilloso con las candidaturas. Que participen todos y el “electarado” y no el JNE decida a qué nuevo personaje raro elegimos.

-Como las marchas feministas de Madrid en marzo pasado, las marchas argentinas por Maradona y el aborto han disparado allá la plaga. Como aquí las marchas de los sobrevalorados “bicentenarios” y los peones agrícolas, por más que el hablantín de Elmer Huerta lo niegue. Marchar en plena pandemia… ¡Solo el ser humano puede ser así de estúpido!

-Paola Ugaz hizo otra de las suyas como corresponsal en el diario español ABC. Una nota sesgada suya sobre la historieta eterna esa de las “esterilizaciones”. Sugiero protestar ante el director Julián Quiros en su twitter y en jquiros@abc.es y a su jefa Carmen de Carlos en su twitter. ¡Sí funciona!

TAGS RELACIONADOS