notitle
notitle

Dr. Rodrigo Rondón, Opina.21familia@peru21.com

Recuerdo que, hace un tiempo, una señora entró furiosa al consultorio porque su gato le había dejado la mitad del cuerpo de una rata encima de su cama. La mujer había pensado, incluso, sacrificar a su mascota, pues creía que se trataba de un acto sucio y de rechazo hacia ella. Le expliqué que eso era todo lo contrario. El gato entregando la mitad de su presa, que por instinto había cazado, le estaba demostrando su amor. Los felinos realizan esta acción solo con sus hijos: comparten su alimento con ellos. En esa oportunidad, la señora había ahuyentado a su engreído de su habitación, pero tras la explicación brindada entendió que, si esto ocurría en una próxima oportunidad, podía arreglarlo con cariño y paciencia. Lo recomendable en casos como este es que el dueño no reaccione, es decir, que no haga nada. Hay que esperar a que el gato se vaya para deshacerse del roedor o de la paloma muerta. Es importante saber que los animales nunca hacen cosas por malos o sádicos; lo hacen porque se dejan llevar por su instinto.

El doctor Rodrigo Rondón atiende en la Clínica Veterinaria Rondón. Av. Pedro Venturo 104, Surco. Telfs: 448-6092 / 271-0373 / 271-5542