notitle
notitle

@elmercuba en Twitter

La economía peruana está en un proceso de desaceleración que –por diversas razones– ha sido más fuerte que el anticipado. Lamentablemente, los choques de oferta no han sido de muy corta duración (pesca y minería), los precios de las materias primas (en el mejor de los casos) se quedarían donde están y ya conocemos las respuestas fiscales. Es decir, se tendrán que ir revisando a la baja las estimaciones de crecimiento para los próximos trimestres y para el 2015. Por otro lado, según el BCRP, en 2014 el PBI potencial solo está creciendo 5.3% con un aporte de apenas 0.7% de la productividad total de factores. Para salir de este atasco se requiere simultáneamente una política más potente por el lado fiscal y reformas estructurales como la flexibilización laboral. En términos puramente económicos, el país está equipado para ello. No hacerlo por debilidad política se juzgará en el futuro.