La tentación es tan  grande y real que  hasta funcionarios  de la Agencia de  Seguridad Nacional de  Estados Unidos (NSA)  emplearon tecnología para espiar a exparejas.
La tentación es tan grande y real que hasta funcionarios de la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA) emplearon tecnología para espiar a exparejas.

Karen no puede olvidar a Tony. Después de haber vivido una breve pero intensa relación de siete meses, rompieron por motivos que aún no han quedado claros. Tony no sabe por qué ni cómo perdió a Karen. Esa sensación de desconcierto y la falsa ilusión de que las cosas tenían arreglo alimentaron su actitud de acosador. Durante todo un año, Tony empleó las redes sociales para "estar cerca" de Karen. Al principio, vía Facebook. Le mandaba mensajes invitándola a tomar un café para aclarar las cosas. Los mensajes se repetían, pero Karen no contestaba. Cosas como "te extraño, hay que vernos", "¿cómo estás?" o "espero que estés bien, solo pasaba para saludarte" no le producían malestar alguno.

Todo bien hasta ahí. Sin embargo, Tony se enteró de que ella ya estaba saliendo con otro, lo cual lo enfureció. "¡Debiste de contestar mis mensajes antes de salir con otro! ¡No sabes lo que te pierdes!", le escribió en un mensaje vía 'inbox'. El acoso continuó luego vía WhatsApp, después por Skype, finalmente por Twitter. Ante tal nivel de acoso, ella tuvo que bloquearlo para evitar toda comunicación. Tony pareció aburrirse y desapareció del mapa.

Situaciones así están lejos de ser extrañas. "No sabes lo difícil que es resistirme a la tentación de 'estalkear' a mi ex. ¡Está mal, lo sé! Pero me cuesta no hacerlo", confiesa Ximena. "Entrar al perfil de Facebook de tu ex pareja es lo peor que puedes hacer, sobre todo si la ruptura ha sido reciente. Te vas a enterar de cosas que preferirías no saber", cuenta Manolo.

Se han reportado casos extremos, como el de un joven español que fue juzgado penalmente por acosar a su ex novia. Resulta que el tipo envió más de 2 mil mensajes incómodos mediante WhatsApp, material que, paradójicamente, fue empleado por la joven como evidencia en el juicio. La tentación es tan grande y real que hasta funcionarios de la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA) emplearon tecnología para espiar a ex parejas, según una investigación del inspector George Ellard.

Lo cierto es que emplear las redes sociales para acosar y espiar a las personas es, indudablemente, una actividad lamentable. No solo es dañino para el acosado y espiado, sino también para uno mismo. Hay que respetarse y seguir adelante.

SABÍA QUE

- La palabra 'estalkear' proviene de stalk, verbo en inglés que significa 'acechar'.

- Una investigación de la Universidad de Brunel (Reino Unido) señala que las personas que acosan a sus exparejas solo consiguen empeorar el proceso para superar la ruptura.