notitle
notitle

Talia Schvartzman,Opina.21Nutricionista

Nuestra especie vive un gran riesgo: las abejas están muriendo y desapareciendo. Estos insectos constituyen la especie más importante para la humanidad, ya que polinizan alrededor del 70% de cultivos que alimentan al 90% del mundo, según la FAO.

Sin las abejas, las plantas no se reproducirían y, por tanto, los animales que se alimentan de ellas morirían. Según los investigadores, una de las causas principales de este desastre es el uso de agroquímicos, sobre todo de neonicotinoides, un tipo de insecticida que daña el sistema nervioso de las abejas.

Muchos insecticidas y herbicidas debilitan las defensas de las abejas o dañan la digestión normal, lo cual provoca inanición. Además, se sabe que el cambio climático y la contaminación ambiental también perjudican a estos importantes "trabajadores".

Dada la magnitud del problema, la Casa Blanca emitió, hace unos días, un memorándum para determinar el problema y atacarlo, ya que la polinización de las abejas aporta 15 mil millones de dólares al año en cultivos agrícolas.

Albert Einstein dijo: "Si las abejas desaparecieran, al hombre solo le quedarían unos pocos años de vida".