DESEQUILIBRADO. No lo declararon mentalmente incapaz y, por ello, tenía acceso a la base naval. (Reuters)
DESEQUILIBRADO. No lo declararon mentalmente incapaz y, por ello, tenía acceso a la base naval. (Reuters)

WASHINGTON (AP).– El exreservista de la Armada que mató a 12 personas en una instalación naval de Washington creía escuchar voces y recibía tratamiento psiquiátrico, pero nunca le fue revocada su autorización para ingresar al recinto militar, dijeron las autoridades.

Aaron Alexis, experto en informática de 34 años y que trabajaba como contratista para una empresa en la industria de defensa, utilizó un carné válido para entrar en las resguardadas instalaciones, el lunes por la mañana, y disparó a mansalva, informó el FBI. Luego fue abatido por la Policía.

Dos días antes, Alexis había acudido a una tienda de armas y municiones que incluye un campo de tiro, donde adquirió una escopeta y 24 cartuchos.

Según el abogado de la tienda Sharpshooters, esta realizó una verificación federal de antecedentes de Alexis, la misma que fue aprobada.

Todavía no se saben las razones que llevaron al asesino a perpetrar semejante matanza. Es la más grave masacre en una instalación estadounidense desde la de Fort Hood, en Texas, en el año 2009.

Fuentes policiales indicaron que, a todas luces, no se trata de terrorismo y que no se han hallado panfletos ni escritos que apunten hacia una ideología política o religiosa.

Alexis tenía un historial de problemas psiquiátricos –entre ellos paranoia e insomnio– y alucinaba que escuchaba voces, dijeron las fuentes.

El individuo estaba recibiendo tratamiento médico desde agosto en el Hospital de Veteranos de Guerras.

DATOS

- Según las investigaciones, Aaron Alexis solía quejarse de la Armada y se sentía discriminado.

- Las 12 víctimas –entre las que hay civiles– tenían entre 46 y 73 años.