"Tenemos el optimismo, los protocolos y la pasión por mostrar al mundo el mejor rostro del Perú", señala el columnista. En la foto, la ciudadela de Machu Picchu en el Cusco.
"Tenemos el optimismo, los protocolos y la pasión por mostrar al mundo el mejor rostro del Perú", señala el columnista. En la foto, la ciudadela de Machu Picchu en el Cusco.

El Gobierno anuncia que, a partir de mañana 15, se suspende la cuarentena obligatoria para viajeros que ingresen al país, así como el requisito de la prueba PCR para volar a destinos nacionales. ¡Bravo! Se trata del primer gran hito en la reactivación del turismo. El inicio de la reinserción para cientos y miles de personas que perdieron sus puestos de trabajo durante esta larga crisis. La recuperación será ardua, no cabe duda, pero esto marca un clarísimo antes y después.

El efecto se ha hecho sentir de inmediato. Las reservas de hoteles, paradas desde marzo de 2020, han comenzado a repuntar ni bien se conoció la noticia. La expectativa del sector está a tope. Y el timing es muy oportuno. Los países emisores están en plena vacunación, así que los turistas ya están planificando sus viajes. Mantener la cuarentena iba a significar autoexcluirnos de la lista de destinos, dejándonos fuera de esta primera ola reactivadora para el turismo receptivo.

En el frente interno, remover el requisito de la prueba PCR permitirá impulsar los viajes domésticos, devolviendo poco a poco el dinamismo a tantas regiones y ciudades que venían sumamente golpeadas.

Las oportunidades renacen. El Gobierno vio acertadamente que no había riesgos sanitarios, porque el turismo formal no es transmisor del virus. Todo el aparato del sector –aeropuertos, aerolíneas, hoteles– tiene activados los más estrictos protocolos. Lo hemos dicho una y otra vez, la informalidad, esa que ha seguido operando sin control alguno, ha sido el gran vector de contagio.

Con un trabajo de promoción potente y una buena sinergia entre empresa y Estado, vamos a recuperar el terreno perdido. Tenemos el optimismo, los protocolos y la pasión por mostrar al mundo el mejor rostro del Perú. ¡A reactivar se ha dicho!