Pedro Castillo al lado del apologista Alex Chamán. En el mismo grupo están Edgar Tello (congresista) y César Tito Rojas (visitante de Palacio).
Pedro Castillo al lado del apologista Alex Chamán. En el mismo grupo están Edgar Tello (congresista) y César Tito Rojas (visitante de Palacio).

ha puesto al descubierto, una vez más, los nexos del círculo íntimo de Pedro Castillo con Sendero Luminoso, personajes que con la muerte de Guzmán se han quitado la careta totalmente y hacen, sin asco, apología del terrorismo y le rinden honores al genocida, como si de un héroe se tratase.

Hablamos por supuesto de Alex Chamán y Efraín Condori, dos profesores adscritos a los nuevos organismos generados por SL, el Conare (hoy convertido en el Fenate) y el Movadef. Chamán en su momento huyó del país debido a que la policía le seguía los pasos por sus vínculos con el terrorismo, pero el 2018 fue el anfitrión de Pedro Castillo en un evento público en La Paz. Un evento al que Castillo acudió acompañado, entre otros, por Efraín Condori, dirigente del Conare y otro de los senderistas que hoy hace apología en sus redes sociales. ¿Será ello lo que explica la tibieza con que el Gobierno ha tratado el caso de la muerte de este asesino, causante de la pérdida de miles de vidas de compatriotas?

No debería sorprender a nadie si la respuesta fuese afirmativa, pues tiene en el gabinete a un acusado de cometer atentados en los años 80 y a un admirador de Edith Lagos como Premier, además de un congresista actualmente enjuiciado por terrorismo y reclamando a gritos que el cadáver de Guzmán sea entregado a sus familiares, rompiendo el sospechoso silencio de Perú Libre sobre tan conspicuo deceso. Ello, sin contar los innumerables miembros del Conare-Sute que figuran en los padrones de su organización.

Si el presidente de la República no es capaz de deslindar de una manera rotunda con las hordas violentistas que penetraron el magisterio desde la irrupción de Sendero Luminoso e incluso después de la caída del genocida (que no dudó en rendirse y mostrar sumisión pública ante Vladimiro Montesinos a poco de ser capturado), mucho menos podrá tomar decisiones sobre el destino de un cadáver que seguirá generando problemas si no se le desaparece de una buena vez.

Ya hasta un figureti incontenible como Bermejo ha abogado para que el cuerpo sea entregado a su familia y, por lo tanto, tenga una tumba visitable para sus seguidores.

Es que es muy fácil mirar a otro lado y bajarse el sombrero hasta las cejas cuando se plantean temas incómodos como este, pero el país necesita repuestas claras: ¿el gobierno está a favor o en contra del terrorismo?

TAGS RELACIONADOS