Destruyó aldeas enteras. (AFP)
Destruyó aldeas enteras. (AFP)

KHUZDAR (AFP).– Socorristas y lugareños desesperados buscan supervivientes entre los escombros de un terremoto que dejó más de 320 muertos y afectó a decenas de miles de personas en una recóndita región de Pakistán.

El sismo –de magnitud 7.7 en la escala de Richter–, ocurrido el martes cerca de la ciudad de Awaran, en la provincia pobre de Baluchistán (sudoeste), se sintió en la India y en Irán, e incluso "creó" una isla de lodo y rocas en la costa paquistaní del Mar Arábigo.

Según un nuevo balance, al menos 328 personas fallecieron y más de 450 resultaron heridas por el sismo, que destruyó aldeas enteras. Las autoridades temen un aumento del número de víctimas.

Tras el fuerte terremoto, una nueva isla ha surgido frente a las costas de Pakistán.

"La isla tiene unos 200 metros de longitud, 20 de altura y 100 de anchura", citó el diario Dawn en su edición online a Asif Inam, del Instituto Nacional de Oceanología en Karachi.