Por un 2019…

Pedro Chávarry

El titular de la Fiscalía agregó que "el amor de Dios reine en cada uno de sus hogares. (Fiscalía)

Por un 2019… (Fiscalía)

Mariella Balbi
Mariella Balbi

Deseamos, necesitamos un 2019 democrático, con crecimiento económico, principalmente beneficioso para quienes menos tienen. No requerimos de un Ejecutivo glotón de poder que quiere modificar todo, irrespetando a los otros poderes del Estado. Ya impuso reformas constitucionales que resultaron ser un mamarracho. Y sigue empeñado en masacrar la Fiscalía de la Nación y destituir a su titular, Pedro Chávarry.

Las acciones del gobierno llevan el sello de semejante despropósito. Degradar y denigrar a Chávarry es la brújula y el leitmotiv del presidente y de sus desconocidos asesores a quienes deberíamos conocer. Actuar en la sombra no es democrático y evade someterse al escrutinio ciudadano.

Sin Chávarry en la Fiscalía, el gobierno controlaría una parte importante del sistema judicial. Contaban con influir en el Poder Judicial, pero el destino le fue adverso al Ejecutivo, se eligió a un independiente. El deseo frenético del gobierno es supeditar la justicia a sus intereses, manteniendo a raya –juicios, prisión, etc.– a sus opositores y manejar el espinoso caso Lava Jato. Chávarry resultó siendo la gran nuez.

Dos fiscales anticorrupción hacen política descaradamente para quedarse en el cargo, irrespetando la institucionalidad. Pero han recibido el apoyo enérgico del presidente hasta el del paje más insignificante. En campaña política todo suma. Mientras, conocemos el acuerdo con Odebrecht por filtraciones en prensa. Colombia obtuvo una mejor indemnización y mejores condiciones. Los ‘peruchos’ no podemos decir ni chus ni mus, nos cae la quincha.

Martín Vizcarra heredó la presidencia, no fue elegido, pero se apoderó del Congreso, destruyó su imagen y dirige a su presidente. Como no pueden destituir a Chávarry, el titular del Parlamento aplicó a la ‘brutanté’ (como decía mi amigo Sato) una opinión de cuatro tribunos del TC (la sentencia requiere cinco votos). Quieren legalizar el transfuguismo iniciado por PPK, premiando a los traidores con obras y favores del Estado.

Se llega al Congreso por un partido. Resulta nefasto para la democracia recompensar a los felones. Es un principio elemental, pero se irrespeta porque, nuevamente, Vizcarra y su corte de asesores, sus aliados de izquierda solo quieren… defenestrar a Chávarry. Para ello buscan apoderarse de la comisión de Acusaciones Constitucionales.

Un fujimorismo ‘malaguoso’, golpeado fuertemente, con su líder presa no parece reaccionar ante este embate. Vizcarra solo quiere retirar a Chávarry. Usará todos los métodos. Ya destruyó las instituciones, sigue ‘maleteando’ al Parlamento para que corra, si no lo desacredita más.

Por un 2019 en que la Fiscalía no sea la nuez, que vivamos una concordia elemental necesaria para nuestro país. P.D. Caretas miente, no “planeo” nada.

Ir a portada