notitle
notitle

Continuando con mi primer artículo del 2015, estos son algunos eventos que anuncian importantes cambios que se nos presentan desde el pasado año:

- El islamismo radical se torna más peligroso porque el autoproclamado Estado Islámico de Iraq y Siria (EI), que coinciden en establecer un califato (imperio) islamista mundial, compite con Al Qaeda en la búsqueda de reclutas y poder.

- En América Latina, el Gobierno de Venezuela se consolida como dictadura que reprime, tortura y encarcela a disidentes políticos, mientras el país se tambalea por la baja de los precios del petróleo; Ecuador y Bolivia van en camino a ser autocracias reeleccionistas con éxitos en sus políticas socioeconómicas; el modelo brasileño, considerado durante años como un ejemplo para el mundo, se resquebraja entre corrupción y protestas sociales. Argentina sufrió una severa crisis económica sobre la cual el kirchnerismo fue advertido, y la muerte del fiscal Nisman devela sospechas de un régimen mafioso; Chile se ve arremetido por esporádicos ataques terroristas y reforma estructuralmente su democracia; Perú y Colombia confrontan una desaceleración del crecimiento económico, y Uruguay se robustece como la democracia más progresista del continente.

El caso de los estudiantes desaparecidos en México sacudió a la opinión pública sobre la gravedad de la narcopolítica en ese país, cuestión que se extiende, junto al crimen organizado, en Centroamérica.

- Lo único que permanece inmutable es África, donde se incrementan las guerras civiles y religiosas, los golpes y gobiernos militares, y se expanden epidemias como el ébola. En África pasa de todo sin que pase nada en lo que concierne al resto del mundo.

Ariel Segalarielsegal@hotmail.com

TAGS RELACIONADOS