(USI)
(USI)

Las municipales ahora sí se están calentando. La disputa Gobierno-Legislativo y las minipeleas en torno a ella han entrado a una tensa calma que deja un espacio vacío que está siendo rápidamente llenado por los picotazos electorales. Además, los candidatos, ya sea por su ausencia en el debate del domingo o apariciones certeras estos dos últimos días, están dando que hablar. Los medios han comenzado a cubrir la campaña y la gente se está conectando un poco más. ¡Ya era hora!

Varios temas que pueden mover la aguja. Velarde logró tremendo porotazo en su reciente entrevista con Castaña Jr. que ha despertado euforia más allá de sus redes sociales. Igual Guerra García que, al recibir el espaldarazo de Verónika Mendoza, se consolida en la izquierda capitalina (que es más grande de lo que se suele creer). Además, un buen amigo que sabe leer tendencias en los buscadores virtuales me comenta que, comparativamente, el interés por Muñoz se está moviendo bastante rápido. No olvidemos que Urresti tiene la lectura de sentencia por el caso Bustíos el 4 de octubre, tres días antes de la elección, y que Reggiardo está jugando una carta peligrosa al buscar debatir solo con Belmont. Ni Castañeda con más de 50% de intención de voto en 2014 se deba ese lujo.

Nadie puede sentirse fuera de carrera. Sobre todo porque la mitad de limeños aún no define su voto y porque el reconocimiento de los candidatos es similar a la intención de voto que están obteniendo en las encuestas.

Además, hay tantos partidos desconocidos e información dando vueltas que el elector fácilmente puede confundirse al enfrentar la cédula de votación. Los buenos candidatos que aún son poco conocidos deben presionar para que se armen más debates en TV. A solo 12 días, ese es el único camino.