Chimbote

La admonición subyugante

No sé a ustedes pero a mí, todos los días, un montón de gente amorosa que no conozco me envía –por whatsapp, por twitter, por email, por Face– unos mensajes francamente memorables. Aquí, algunos ejemplos.