Un fiel perro esperó pacientemente a las afueras del Hospital Taikang, en , durante más de tres meses a que saliera su dueño, un pensionista que había muerto a causa del a los cinco días de haber sido internado.

Ignorante de la situación, el pequeño perro se mantuvo a la expectativa, ganándose el corazón de las personas que entraban y salían del hospital, incluyendo a los trabajadores del mismo, quienes lo alimentaron y cuidaron durante todo este tiempo.

Tras haber llegado con su anciano dueño durante el apogeo de la pandemia de coronavirus en febrero, el perrito siete años esperó en el vestíbulo del Hospital Taikang durante más de tres meses, y buscándolo en todas partes.

MIRA: Coronavirus: jefe de laboratorio de Wuhan rechaza acusaciones de Estados Unidos sobre pandemia

LEALTAD INFINITA

Wu Cuifen, quien dirige un supermercado en el edificio, dijo a los periodistas que se enteró de que el dueño del perro fue admitido por complicaciones de COVID-19 y sufría de neumonía.

Ella trató de enviar al perro a otra parte del hospital, pero fue en vano, por lo que decidió cuidar temporalmente del pequeño y lo bautizó como Xiaobao o “Pequeño Tesoro”.

Desde el 13 de abril, después de que Wuhan levantó las restricciones de cierre y el supermercado del hospital reabrió, la tendera se encariñó con el perrito y empezó a atenderlo.

“Noté por primera vez al perrito cuando regresé a trabajar a mediados de abril. Lo llamé ‘Xiaobao’. Me dijeron que su dueño, un pensionista, fue admitido con el coronavirus. Luego falleció, pero Xiaobao no lo sabía y se quedó en el hospital buscándolo", revela la señora Wu.

“Nunca salió del hospital. Fue increíblemente conmovedor y tan leal. Me familiaricé con el perro y luego lo traje a la tienda. Cada mañana, cuando abría, Xiaobao estaba allí esperándome. Me despedía al final de cada día", agrega.

MIRA: China organiza pruebas masivas de detección de coronavirus en Wuhan [FOTOS]

La señora Wu dijo que Xiaobao se negó a abandonar el hospital. Incluso cuando lo dejaron deliberadamente en algún lugar lejano, él regresaba al Hospital Taikang y esperaba pacientemente a que su dueño regresara.

“Aunque Xiaobao no puede hablar, entendemos que definitivamente todavía está buscando a su dueño”, dijo a los periodistas.

UN NUEVO HOGAR

Lamentablemente, algunos pacientes no estaban contentos con la presencia del can en las instalaciones del hospital, y luego de que se quejaran con las autoridades, un grupo de enfermeras se pusieron en contacto con la Asociación de Protección de Pequeños Animales de Wuhan, cuyos miembros acogieron a Xiaobao.

Los veterinarios lo trataron y también lo esterilizaron mientras se preparaba para ser reubicado.

MIRA: ¿Qué son las ‘burbujas sociales’? La estrategia de Nueva Zelanda para salir del confinamiento [VIDEO]

El refugio ahora está investigando a los amantes de los animales que se han ofrecido para adoptar a Xiaobao, según informa el director de la asociación, Du Fan.

Por su parte, la señora Wu espera que Xiaobao pueda encontrar un dueño que lo trate bien y le de el amor que este pequeño animal merece.

VIDEO RELACIONADO

Coronavirus: Wuhan prohíbe el consumo de animales salvajes

TE PUEDE INTERESAR