Sin servicio. La enciclopedia virtual   ha decidido no ofrecer sus servicios en protesta a un proyecto legislativo que busca la reforma de la directiva europea sobre derechos de autor. 

A través de un comunicado en su página de inicio, la enciclopedia señala que "el 5 de julio de 2018, el pleno del Parlamento Europeo votará si proceder con una propuesta de directiva sobre los derechos de autor. Esta, si se aprobase, dañaría significativamente la Internet abierta que hoy conocemos".

Wikipedia indica que, de ser aprobada la norma propuesta, "en lugar de actualizar las leyes de derechos de autor en Europa y promover la participación de toda la ciudadanía en la sociedad de la información, la directiva amenazaría la libertad en línea e impondría nuevos filtros, barreras y restricciones para acceder a la Web".

Asimismo, Wikipedia precisa que si se aprueba la norma, "las acciones como el compartir una noticia en las redes sociales o el acceder a ella a través de un motor de búsqueda se harían más complicadas en Internet; la misma Wikipedia estaría en riesgo".

Es así que en protesta a la propuesta, que será votada en las próximas horas, la comunidad de Wikipedia en español ha decidido oscurecer todas las páginas de la enciclopedia antes y durante la votación.

"Queremos seguir ofreciendo una obra abierta, libre, colaborativa y gratuita con contenido verificable. Llamamos a todos los miembros del Parlamento Europeo a votar en contra del texto actual, a abrirlo a discusión y a considerar las numerosas propuestas del movimiento Wikimedia para proteger el acceso al conocimiento; entre ellas, la eliminación de los artículos 11 y 13, la extensión de la libertad de panorama a toda la UE y la preservación del dominio público", señala la empresa. 

"SE EQUIVOCAN"

El diario El País señala que los principales eurodiputados responsables de la iniciativa han asegurado en una rueda de prensa que "Wikipedia se equivoca".

De acuerdo a los legisladores la propuesta "solo afectaría a páginas web con propósito comercial". 

Otra persona que se ha pronunciado a favor de la propuesta legislativa es el legendario músico Paul McCartney, quien incluso instó a los miembros del Parlamento Europeo a apoyar la normativa. 

"La música y la cultura son importantes. Son el corazón y el alma. Pero no ocurren sin más; requieren del esfuerzo de muchas personas", escribió en una carta abierta dirigida a los europarlamentarios.

McCartney destacó que "la música también genera puestos de trabajo y crecimiento económico, además de fomentar la innovación digital en todo Europa".

¿POR QUÉ LA POLÉMICA?

El punto de quiebre se da porque una de las partes más polémicas del borrador de ley es el artículo 13, en el cual se propone que las páginas web puedan seguir albergando vídeos musicales, siempre y cuando se garantice que los trabajos protegidos por derechos de autor no estén disponibles cuando no se haya acordado una licencia específica para su publicación.