Una nave F-18 que aparentemente sufrió una falla mecánica poco tiempo después de despegar en Virginia Beach, Estados Unidos. Hasta el momento se han reportado siete heridos, pero todavía no ha terminado la búsqueda de posibles víctimas.

La avioneta de combate se precipitó contra las viviendas luego de partir del aeropuerto militar Oceana. Cinco edificios resultaron dañados por el impacto, mientras que dos quedaron completamente destruidos. Los dos tripulantes lograron salir –eyectados– del avión de guerra antes de que se estrelle.

Ambos militares (un estudiante y un instructor de vuelo), así como otros cinco civiles fueron atendidos en el hospital local, confirmó el jefe de los bomberos, Tim Riley. De los 7 heridos, 4 todavía permanecen internados pero recuperándose. Entre ellos están los ocupantes del F-18. Hasta ahora no descartan víctimas fatales.

Según testigos, el avión volaba a baja altura con un ala en llamas, aparentemente, porque estaba soltando combustible a su paso, poco antes de estrellarse contra un jardín de la zona residencial.