Un actor interpreta al asesino en serie Jeffrey Dahmer en Killers: A Nightmare Haunted House, en el Centro Cultural Clemente Soto V lez el 5 de octubre de 2012.  (Foto de TIMOTHY A. CLARY / AFP)
Un actor interpreta al asesino en serie Jeffrey Dahmer en Killers: A Nightmare Haunted House, en el Centro Cultural Clemente Soto V lez el 5 de octubre de 2012. (Foto de TIMOTHY A. CLARY / AFP)

‘Monstruo: La historia de Jeffrey Dahmer’, es la nueva serie que estrenó Netflix hace menos de una semana y relata la perturbadora vida criminal de uno de los asesinos en serie más conocidos de Estados Unidos, quien habría matado al menos a 17 personas: Jeffrey Dahmer.

Según señalan las investigaciones, Dahmer habría acabado con 17 vidas entre 1978 y 1991, todos hombres, en los que también incluyó menores de edad. Pero no solo los mató, sino que, durante todo su récord criminal en Milwaukee, Wisconsin (EE.UU.), cometió canibalismo y necrofilia, cuenta .

¿Qué crímenes cometió Jeffrey Dahmer?

En 1978, el asesino de Milwaukee mató a su primera víctima tan solo tres semanas después de graduarse del instituto. Steven Hicks caminaba por la autopista cuando se encontró con Dahmer, quien lo llevó hasta su casa.

Cuando el hombre intentó irse del lugar, Dahmer lo golpeó con una mancuerna antes de estrangularlo hasta la muerte.

Tras su primer asesinato, este sujeto se matriculó en la Universidad Estatal de Ohio, donde fue expulsado como resultado de su persistente abuso de alcohol. Unos meses después se enlistó en el ejército de los Estados Unidos, pero también fue dado de baja, según una investigación del New York Times.

No fue hasta noviembre de 1987 que este sujeto volvió a delinquir. Esta ves acabó con la vida de Steven Tuomi. Tras su segunda muerte a cuestas, Dahmer comenzó a buscar activamente víctimas hasta 1991, donde asesinó a 17 hombres y niños.

El presunto asesino en serie Jeffrey L. Dahmer entra en la sala del tribunal del juez Jeffrey A. Wagner el 06 de agosto de 1991. (Foto de EUGENE GARCIA / AFP POOL / AFP)
El presunto asesino en serie Jeffrey L. Dahmer entra en la sala del tribunal del juez Jeffrey A. Wagner el 06 de agosto de 1991. (Foto de EUGENE GARCIA / AFP POOL / AFP)

Su modus operandi

Dahmer tenía una forma particular de captar a sus víctimas, y es que, a menudo, las recogía en bares gay, centros comerciales y paradas de autobús y las llevaba a su casa con la promesa de ofrecerles dinero a cambio de tomarles fotografías o tener relaciones sexuales.

Para tenerlos bajo su control, les daba alcohol combinado con drogas que los dejaba inconscientes. Después de que algunas de las víctimas morían, Jeffrey tenía relaciones sexuales con sus cuerpos y los desmembraba.

Casi siempre conservaba algunas partes como sus cráneos o genitales, como recuerdos, según recoge Biography. Desechaba sus huesos en un bidón donde los disolvía con ácido.

Tal como cuenta la serie de Netflix, este asesino encontraba placer con los cadáveres y los órganos, lo que lo llevó a perder el control absoluto devorando los cerebros de algunas de sus víctimas.

¿Cómo fue atrapado Jeffrey Dahmer?

Dahmer se encontraba en un bar conversando con tres hombres la noche en la que fue detenido por la policía. Era julio de 1991 y el sujeto convenció a uno de ellos para llevarlo a su casa para tomarle fotografías a cambio de dinero.

Tracy Edwards lo siguió y fue esposado por Dahmer antes de darle una droga combinada con alcohol. El hombre le advirtió que tenía la intención de comerse su corazón.

Afortunadamente, la víctima pudo escapar golpeándolo y tirándolo al suelo, lo que le permitió correr por la puerta principal abierta. En su desesperación por pedir ayuda, se encontró con dos oficiales, a quienes condujo de vuelta al departamento.

Cuando llegaron, hicieron una inspección en el departamento y hallaron en un cajón fotografías de cuerpos humanos en varias etapas de desmembramiento. Dahmer trató de huir, pero lo esposaron.

La condena

El 22 de julio, el asesino fue detenido y decidió confesar todo. Ahí reveló que mató a 17 personas en total.

Dahmer fue acusado en un principio de cuatro cargos de homicidio intencional en primer grado el 25 de julio, seguido de ocho cargos más de asesinato el 6 de agosto y tres más el 22 de agosto, lo que eleva el total a 15 en Wisconsin.

El sujeto se declaró “inocente a causa de una enfermedad mental”; sin embargo, luego cambió su declaración a “culpable pero demente”, en enero de 1992. Fue condenado por 16 de los asesinatos y sentenciado a 16 cadenas perpetuas en prisión.

Tras ser llevado a la Institución Correccional de Columbia en Portage, Wisconsin, el 28 de noviembre de 1994, fue asesinado por su compañero de prisión, a la edad de 34 años.