Terry Gobanga fue violada el día de su boda, pero el destino le tenía guardado un final inesperado. (Josse Josse/BBC)
Terry Gobanga fue violada el día de su boda, pero el destino le tenía guardado un final inesperado. (Josse Josse/BBC)

El día más memorable se convirtió en su peor pesadilla luego que Terry Gobanga (en aquel entonces Terry Apudo) fuera violada por tres hombres horas antes de su boda en .

La mujer que sobrevivió al abuso sexual de estos sujetos y trece años después, cuenta cómo convirtió sus experiencias en un motivo para ayudar a las demás víctimas de violaciones.

Terry Gobanga tenía todo listo para su matrimonio con Harry Olwande. Sin embargo, su prometido había olvidado la corbata en la casa de la novia y ella le pidió a su amiga que se la entregara.

Gobanga narró a la BBC que luego de acompañar a su amiga a la estación del bus se dispuso a retornar a casa, pero fue interceptada por un hombre que la introdujo dentro de un vehículo, donde habían dos sujetos más.

"Me metieron un pedazo de tela en la boca, pero forcejeé y traté de gritar. Cuando logré apartarlos, les chillé: '¡Es el día de mi boda!'", narró al medio inglés.

Pero la tragedia tan solo estaba por comenzar. El vehículo iba alejándose de Nairobi, capital del país africano, y los hombres se turnaron para ultrajar a la mujer.

Ella veía venir su muerte, pero esto no fue impedimento para que siguiera luchando por sobrevivir. Fue entonces que aprovechó un descuido de los malhechores y mordió los genitales de uno de los sujetos.

Esto desató la ira de los desalmados delincuentes, quienes le clavaron un cuchillo en su costado y luego lanzaron su cuerpo en medio de la nada. Terry, desfallecida, se encontraba a kilómetros de la capital, y no fue hasta que un niño se percató de su presencia que alertaron a las autoridades y paramédicos.

La Policía local llegó a la zona, pero al no poder encontrarle el pulso a la víctima, creyeron que estaba muerta. Es así como la introdujeron en una bolsa blanca para trasladarla hacia la morgue.

En mitad del camino, la mujer contó a la BBC que empezó a asfixiarse, lo cual generó la sorpresa de los oficiales, que se sorprendieron al caer en la cuenta que Terry estaba viva.

Fue así como la trasladaron al hospital más cercano. La sobreviviente a la violación tuvo la dicha de que una de las enfermeras dedujera que la mujer estaba por casarse.

Rápidamente empezaron a preguntar a las iglesias. Cuando preguntaron en la Catedral de Todos los Santos (perteneciente a la iglesia anglicana), estos respondieron que, efectivamente, 'les faltaba una novia'.

La familia y el prometido fueron informados e inmediatamente se trasladaron a la zona para acompañar a la mujer.

El panorama se tornaba cada vez más oscuro. Los médicos le dijeron a la novia que producto del cuchillazo que recibió no podría quedar embarazada. Además le dieron la píldora del día siguiente y fármacos antiretrovirales para protegerla del VIH y el Sida.

A pesar de todo, la pareja logró casarse. Una mujer que había leído sobre su caso decidió apoyarla con todos los gastos de su boda y la pareja pudo, por fin, tener un final feliz. O al menos eso parecía.

Acecha la tragedia

Casi un mes después de su luna de miel, la pareja dormía plácidamente en su alcoba cuando la muerte tocó a su puerta.

Una estufa de carbón que habían encendido para abrigarse generó que los recién casados tuvieran problemas respiratorios. Terry logró advertir a sus vecinos, pero ambos terminaron desmayándose. Ya en el hospital, Gobanga se enteró que su esposo, con quien había superado los episodios más dolorosos de su vida, había muerto.

Terry Gobanga entró en una depresión crítica. Había perdido su razón de vivir y no entendía por qué dios la trataba así. Decidió que no volvería a casarse nunca y hasta llegó a creer que estaba maldita.

Pero la vida sabe por qué suceden las cosas. Había un hombre, cuenta, Tonny Gobanga, "que no dejaba de visitarme". Un día Tonny dejó de acudir a la casa de Terry y fue ahí cuando la viuda se percató que se había enamorado.

Pero los miedos de su pasado regresaron a la mente de la mujer, quien temía por su pretendiente. Tonny le había propuesto matrimonio y estaba decido a llevarla al altar y hacerla feliz.

Su familia se opuso rotundamente. También creían que la mujer estaba maldita y que su hijo correría el mismo fatídico desenlace. Pero Tonny le hizo caso a su corazón y la boda se desarrolló. Acudieron 800 personas a la unión de la pareja y luego de dos años, a pesar del veredicto médico que arrastraba Terry, la sobreviviente a la violación tuvo su primer hijo.

Un gran milagro

Cuatro años más tarde, una nueva vida trajo alegría a la familia. Terry, Tonny y sus dos hijas Tehille y Towdah Gobanga demostraron al mundo entero que el amor es más fuerte que las adversidades.

Terry Gobanga escribió un libro sobre su experiencia, según consignó la BBC, y ahora ha fundado una organización llamada Kara Olmurani, que apoya a sobrevivientes de violaciones o abusos sexuales.

"Debes avanzar hacia tu destino, porque te está esperando y tienes que conquistarlo", refiere Terry en la entrevista.

La pareja agradece a Dios por todo lo que han logrado, pero más allá de las creencias, queda claro que uno nunca debe desfallecer en el largo camino de la vida, pues cuando todo parece consumirse en tinieblas, una luz puede guiarte hacia un futuro mejor.

Te puede interesar

TAGS RELACIONADOS