El , situado en el sur de , entró en erupción y provocó una gran nube de cenizas de hasta 5,000 metros de altura, aunque no se han registrado daños significativos ni heridos, según informó hoy la cadena nipona NHK.

El volcán de 1,117 metros se activó ayer, cubriendo de cenizas y polvo la cercana ciudad de ), tras lanzar rocas a una distancia de 1,800 metros y generar algunos ríos de lava de hasta un kilómetro en la cara sureste de la montaña.

La enorme nube provocada por la erupción paralizó temporalmente los servicios ferroviarios en Kagoshima. Hasta 60 camiones de limpieza se emplearon para quitar las cenizas acumuladas en las calles y poder retomar la normalidad.

A pesar de tratarse de una única erupción, el cráter del Sakurajima se mantuvo hoy humeante, lo que ha provocado que el volcán apenas sea visible por estar envuelto en una leve niebla de cenizas.

La Agencia nipona de Meteorología decretó en los alrededores de la montaña la alerta naranja de nivel 3, sobre la escala de 5, con la que insta a la población a no aproximarse al volcán.