Enfrentamientos en causaron la muerte el viernes de varias personas, en momentos en que un cese al fuego mediado por el enviado internacional para marcar una festividad musulmana parecía desbaratarse incluso antes de su inicio, informó Reuters.

El informó que un coche bomba de grandes proporciones sacudió Damasco, capital del país, dejando docenas de heridos y víctimas mortales. El foco de la explosión habría sido un parque para niños ubicado en la zona sureña de Daf al-Shok. Varios edificios quedaron severamente dañados.

Previo a este incidente, la ONG opositora al gobierno de Assad denunció la muerte de siete personas en todo el país, una cifra menor al jueves, donde fallecieron 140.

El Ejército sirio dijo que detendría sus incursiones durante cuatro días tras el pedido de cese al fuego de Brahimi, que recibió un extenso apoyo, incluyendo a Rusia, China y a Irán, los principales aliados en el exterior del presidente .

El enviado de la Liga Árabe y de Naciones Unidas esperaba establecer la tregua para calmar un conflicto de 19 meses que ha causado la muerte de un estimado de 32.000 personas y empeorado la inestabilidad en Oriente Medio.

Algunas personas aprovecharon la relativa calma para salir a las calles a protestar, como queda en evidencia en una serie de videos adjuntados en esta nota.

La violencia pareció disminuir en algunas zonas, pero las incursiones de ambos bandos echaron rápidamente agua fría a las esperanzas de celebrar en paz el Eid al-Adha, el punto álgido de la peregrinación anual del Haj a La Meca.

El imán de la Gran Mezquita en La Meca llamó a árabes y musulmanes a tomar "medidas prácticas y urgentes" para detener el baño de sangre en Siria.

El conflicto en Siria ha agravado las divisiones en el mundo islámico, puesto que la chiita Irán apoya a Assad y las naciones suníes aliadas a Estados Unidos, como Arabia Saudita y Qatar, respaldan a los rebeldes.