Los enfrentamientos entre los seguidores del derrocado presidente Mohamed Mursi y las fuerzas del orden en Egipto dejan desgarradoras imágenes. Una de ellas es la de un hombre que recibe un disparo pese a tener las manos en alto.

En el llamado 'viernes de la ira', varios partidarios de Mursi se plantan frente a tanques apostados en una calle de El Cairo. Uno de ellos, desarmado y con los brazos levantados, es abatido de un tiro.

Esta escena, difundida por la cadena Al Quds con sede en Gaza, trae al recuerdo la imagen de un hombre que permaneció quieto mientras avanzaban unos tanques en la plaza de Tiananmen (China) en 1989.