(Reuters)
(Reuters)

La presidenta del Brasil, , no pudo aguantar el llanto al pronunciarse sobre el incendio en la discoteca Kiss en la ciudad sureña de Santa María, mientras atendía a la prensa poco antes de viajar hasta la localidad.

"Quien necesita de mí en este momento es el pueblo brasileño. Le pedí a todos los ministros ayudar en todo lo que puedan y trasladarse allá, y yo también estaré allá", aseguró Rousseff desde Santiago, .

La mandataria aseguró que ofrecerá todos los recursos necesarios a disposición de la población de Santa María, ciudad en el interior del estado de Río Grande do Sul, fronterizo con Argentina y Uruguay.

"En este momento de tristeza estamos juntos y, aunque manteniendo la tristeza, vamos a superarlo", agregó la mandataria, quien vivió la mayor parte de su vida en Porto Alegre, la capital de Río Grande do Sul, a 286 kilómetros de Santa María.