Los padrones electorales de la votación se queman para evitar represalias. (Reuters)
Los padrones electorales de la votación se queman para evitar represalias. (Reuters)

La justicia venezolana ordenó hoy a la oposición entregar en un plazo de 24 horas los registros de votantes de las primarias del último domingo, una decisión que sus organizadores tacharon de "absurda", ya que se debe mantener "el secreto del voto".

"Se ordena la suspensión del proceso de destrucción de los cuadernos electorales del proceso comicial" en el que la oposición eligió a su candidato presidencial, a aspirantes a gobernadores y a alcaldes, refiere la sentencia del (TSJ), emitida tras un recurso interpuesto por un exprecandidato municipal.

"Se ordena a la presunta agraviante (la coalición opositora MUD) la entrega de los referidos cuadernos a las diversas Direcciones Regionales del , la cual se deberá realizar en un lapso no mayor a las 24 horas", continúa el dictamen, que también encarga al Ejército custodiar el proceso.

La decisión fue emitida a pocas horas de que finalizara el plazo de 48 horas que la (MUD), organizadora de las primarias, fijó para destruir los registros, con el fin de garantizar la confidencialidad del voto.

También se produjo poco antes de la proclamación oficial del gobernador opositor en las elecciones del 7 de octubre, en las que aspira a un tercer mandato.

La medida dictada por el TSJ fue presentada ayer, lunes, por Rafael Velasquez, quien se postuló como precandidato a la alcaldía del municipio de , ya que —según dijo— la destrucción del material electoral viola "los derechos a la seguridad jurídica, a la información, al sufragio y a la defensa".

¿SE QUEMARON TODOS?En respuesta, el secretario ejecutivo de la coalición opositora, , aseguró que la sentencia del TSJ es "absurda, inconstitucional y desproporcionada", por lo que se "están estudiando las formas para oponerse" legalmente a ella, además dijo que muchos de los cuadernos ya fueron destruidos.

Asimismo, manifestó que la honrará su compromiso y "no violará el secreto del voto" en las primarias, en las que votaron unos 3 millones de personas, 17% del censo electoral.

El presidente de la junta electoral de las primarias en el , Luis Homez, aseveró a la prensa que los padrones electorales de esa región, la más poblada del país, ya habían sido quemados.

Lo mismo sucedió en otras regiones del país, incluso , un concejal metropolitano de Caracas, afirmó que se había "destruido el 100%" de esos documentos.

La decisión de acabar con los registros de votación fue tomada por la MUD para desterrar de la mente de los electores el recuerdo de una lista que el gobierno difundió con los nombres de quienes en 2004 firmaron una petición de referendo revocatorio del mandato de Chávez y que derivó especialmente en represalias laborales y administrativas.

Adicionalmente, la oposición tomó otras medidas para asegurar el secreto del voto en las primarias, como no usar máquinas para captar las huellas de los electores y hacer opcional el uso de tinta indeleble en sus dedos meñiques tras haber votado.