(Reuters)
(Reuters)

Un líder de la oposición de aseguró ayer que se están gestando conflictos al interior del partido gobernante y que esas supuestas diferencias entre los allegados al presidente los han llevado a tratar de aplazar la juramentación del mandatario que ganó la reelección.

El diputado opositor expresó que existe una rivalidad camuflada entre el vicepresidente y el reelecto presidente de la Asamblea Nacional, , y que esta estaba detrás de las declaraciones de ambos sobre la ceremonia de toma de posesión de Chávez, que podría posponerse si fuera necesario.

La Constitución venezolana establece que el juramento presidencial se debe realizar el 10 de enero ante la Asamblea Nacional, pero la carta magna establece también que si el presidente no es capaz de prestar juramento ante la asamblea, puede jurar ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).

"Mientras el presidente está enfermo en La Habana, ellos tienen un conflicto de poder. Por eso se están inventando este salto a la Constitución", manifestó Borges.

No hay muchos indicios abiertos de fricción entre Maduro y Cabello, quienes el sábado aparecieron juntos saludando a sus simpatizantes después de una sesión legislativa. Ambos han rechazado reiteradamente las conjeturas de que están enfrentados y se comprometieron a permanecer unidos.

Borges, sin embargo, aseguró que los dos solo montaron una farsa. "Ese gran abrazo entre Nicolás Maduro y Diosdado Cabello fue prefabricado para reflejar una unidad que no existe", aseguró.

Líderes de la oposición han argumentado que la toma de posesión debe ser el 10 de enero, cuando concluye un periodo presidencial y otro inicia. Han solicitado más información sobre el estado de salud de Chávez y han manifestado que si el mandatario no puede regresar a Caracas para el jueves, el presidente de la Asamblea Nacional debe asumir el cargo provisionalmente.

El pueblo debe "prepararse para salir a protestar y rebelarse por lo que significa un incumplimiento de la Constitución", dijo Borges, asegurando que la oposición denunciará el caso a "instancias, países, embajadas y organizaciones afuera".

Pero la procuradora general rechazó la postura de los líderes de la oposición y en una entrevista con la cadena de televisión Telesur dijo: "Aquí tenemos a un presidente que fue reelecto, que está en posesión del cargo, incluso, ya el presidente tiene su banda presidencial".

Flores, que fue de los funcionarios que hace poco se reunió con Chávez en Cuba, respaldó los argumentos de Maduro y Cabello de que la fecha establecida en la Constitución para que el presidente asuma el cargo no es una fecha límite en este caso.