Guillermo Lousteau considera que Maduro enfrenta una tormenta perfecta. (Internet)
Guillermo Lousteau considera que Maduro enfrenta una tormenta perfecta. (Internet)

Guillermo Lousteau ( * )Bajo la conducción de , el enfrenta una tormenta perfecta. A una situación económica sin solución y que genera un clima social insoportable, se le ha sumado el desafío estudiantil que se muestra en las calles de manera incontenible.

Por fuentes confiables se sabe que Maduro tenía en sus planes una operación de represión y, tras el inevitable derramamiento de sangre, decretar el estado de conmoción nacional, el cual incluía el arresto de . Empero, la difusión de los hechos a través de las imágenes propagadas por la prensa internacional mostraron la violencia oficial y frustraron sus planes.

Separándose de la posición de , Leopoldo López, y Antonio Ledezma convocaron a los ciudadanos a las calles, ya que han desechado la vía electoral como único camino para recuperar al país. Los hechos muestran que Capriles ha cometido un gran error y ha dejado de interpretar a la ciudadanía venezolana.

El gran temor del chavismo es que a la protesta estudiantil se le sumen los sindicatos y los sectores populares. El sector militar comienza a advertir que el socialismo del siglo XXI y su versión de petro-populismo chavista está agotado.

La sensación generalizada es que las manifestaciones llegaron a un punto de "no retorno" y que se mantendrían hasta que se alcance alguna definición. Es posible que esa sensación sea demasiado prematura, pero queda claro que Maduro se enfrenta a un conflicto muy difícil de superar, sin el control total de las Fuerzas Armadas y con las arcas del tesoro vacías.

Situación que hubiera sido complicada aún para . Y Maduro no es Chávez.

(*) Presidente del Instituto Interamericano para la Democracia, doctor en Ciencias Jurídicas y exdirector del Programa de Maestría en Ciencia Política de la Universidad Internacional de la Florida (FIU).