Leopoldo López dijo que no teme ir a la cárcel. (AFP)
Leopoldo López dijo que no teme ir a la cárcel. (AFP)

El líder opositor venezolano aseguró hoy, luego de cuatro días de silencio, que marchará este martes hasta el Ministerio de Justicia para dejar un pliego de peticiones y hacer frente a la orden de captura en su contra tras los sucesos del miércoles, donde la represión del régimen del presidente contra las manifestaciones de universitarios dejó tres muertos.

"Este martes 18 (de febrero) quiero convocarlos a todos a que caminemos juntos desde Plaza Venezuela, donde el pasado 12 de febrero despertó una llama de esperanza para el cambio a favor de todos los venezolanos y que desde allí vayamos al ministerio de Interior y Justicia", dijo López en un video que difundió a través de su cuenta de Twitter y que dijo fue grabado la noche del sábado.

"Si hay alguna decisión de ilegalmente meterme preso, pues allí estaré para asumir esa persecución y esa decisión infame de parte del Estado (…) No tengo nada que temer, no he cometido ningún delito", agregó el líder opositor tras confirmar que está en Venezuela.

López, coordinador nacional del partido Voluntad Popular y una de las caras más visibles de la oposición, ha sido uno de los principales promotores de las manifestaciones de los últimos días contra el gobierno de Nicolás Maduro bajo el lema 'La salida'.

El ministro de Justicia, Miguel Rodríguez, confirmó este domingo que en días pasados fue emitida una orden de captura contra el dirigente opositor por su presunta responsabilidad en los hechos de violencia del miércoles y aseguró que "sus derechos están garantizados".

La marcha convocada para este martes partirá desde la Plaza Venezuela, y López precisó que en un punto de la caminata seguirá solo hasta la sede del ministerio de Justicia, ubicado en una zona del centro de Caracas, muy cerca del lugar donde terminó la manifestación del miércoles.

Según dijo, consignará un documento con una serie de peticiones que contemplan la definición de la responsabilidad del Estado en las muertes del 12 de febrero; la liberación de los últimos 14 jóvenes del centenar que fueron detenidos; que "cese la represión" a quienes manifiestan; y que sean desarmados los grupos violentos del Estado y paramilitares.

Este domingo, el líder opositor y gobernador del estado Miranda, , manifestó su solidaridad con López e informó que en los próximos días convocará a una marcha, pero centrada en los crecientes problemas económicos y de violencia en Venezuela.

El sábado por la noche, dirigentes de Voluntad Popular denunciaron allanamientos a la residencia de los padres de López.