El dos veces candidato a la Presidencia de y gobernador del estado Miranda, , sufrió una agresión con gases lacrimógenos que la Policía estatal le arrojó al rostro cuando intentaba proseguir la marcha hasta la sede del Consejo Electoral Nacional (CNE) en el centro de Caracas.

Cámaras de TV captaron el momento en el que Henrique Capriles recibió una descarga de una lata de gases lacrimógenos de mano de un uniformado de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), con quien intentaba negociar el paso hacia el centro de Caracas desde la autopista.

Voceros de la oposición informaron que el líder opositor fue trasladado a un centro asistencial.

Henrique Capriles se encontraba en la principal autopista de Caracas y había avanzado hasta los límites del municipio Libertador, donde se ubica la sede del CNE, un territorio que en el que gobierna el alcalde chavista Jorge Rodríguez.

Capriles intentó distraer un piquete de la PNB para pasar al otro lado de Caracas con un grupo de personas, pero fue detenido por las autoridades, con las que terminó forcejeando hasta que recibió la descarga del gas mientras otros funcionarios disparaban otras bombas lacrimógenas al aire.

"Lamentablemente se produjo esa situación, fue afectado nuestro hermano Henrique Capriles con un paralyzer que fue dirigido a su rostro", dijo a la emisora privada Unión Radio el secretario ejecutivo de la alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) Jesús Torrealba, que hoy marchó con el gobernador.

El vocero de la oposición dijo que esta era una acción "cobarde" pues "todo el mundo sabe que Henrique Capriles fue operado recientemente por lesiones en su cara, así que es triplemente despreciable ese tipo de agresión".