Nicolás Maduro. (EFE)
Nicolás Maduro. (EFE)

El ministro venezolano del Interior, Miguel Rodríguez, aseguró que los supuestos sicarios colombianos contratados para matar en agosto pasado al presidente de , , iban a cobrar por ello unos US$10,600.

El ministro reveló que intercambió "datos con el cuerpo de inteligencia" de Colombia sobre las personas que idearon la llamada "Operación Carpeta Amarilla" y también fue autorizado a interrogar a algunos de los supuestos implicados en su ejecución, según informa hoy la (AVN).

El Gobierno venezolano informó a mediados de agosto pasado de la detención en Venezuela de los dos supuestos mercenarios colombianos que iban a disparar contra el gobernante, el presidente de la Asamblea Nacional, , implicó en el hecho al exmandatario colombiano .

Según indicó el ministro venezolano en su programa A Toda Vida Radio, reseño AVN, pudo interrogar en una cárcel de Colombia a Óscar Alcántara González, apodado "Gancho Mosco", condenado por uso de menores de edad en delitos de homicidio y narcotráfico, identificado como la persona que contrató a los dos jóvenes detenidos en Venezuela.

Ambos portaban fusiles "con mira láser" cuando fueron apresados el pasado 15 de agosto en un hotel de una localidad cercana a Caracas, y su aprehensión contó con el apoyo de la inteligencia colombiana, informó el ministro.

Rodríguez también se entrevistó en Colombia con una mujer que no identificó y que supuestamente confirmó que los detenidos, Víctor Gueche, de 22 años, y Erick Huertas, de 18, iban a perpetrar el magnicidio.

"Ella nos dijo que ciertamente esos muchachos venían a Venezuela a cometer un homicidio: Venían a matar a alguien de alto nivel y gran peso político", sostuvo.