Más de 100 familias de 1,156 que habitan ilegalmente la llamada Torre de David, el 'rascacielos-favela' más alto de , empezaron a ser desalojadas hoy por militares y reubicadas en complejos habitacionales erigidos por el régimen chavista de .

"Hoy están siendo reubicadas 77 familias, para un total de 160 (familias) en esta fase (…) Hemos comenzado por los pisos 7, 9 y 28. Hemos comenzado el traslado de esas familias (…) de manera voluntaria a Ciudad Zamora, en los Valles del Tuy (estado Miranda)", explicó Ernesto Villegas, ministro para la transformación revolucionaria de Caracas.

A media mañana, guiados por militares, decenas de vecinos salieron del recinto con sus pertenencias, en un ambiente de tranquilidad, y subieron en vehículos estatales para ser trasladados a sus nuevas viviendas.

Humberto Hidalgo, quien vive en el piso 7 de la torre desde hace seis años con su esposa y 10 hijos, observa angustiado cómo sus vecinos abandonan el edificio. Este hombre de 56 años, que antes dormía en la calle, sabe que también será desalojado, pero aún no tiene fecha ni sitio de su nuevo hogar.

La 'Torre de David' no estaba destinado a ser la casa de nadie. En 1990, el banquero David Brillembourg, su creador, la imaginó como el gran centro financiero venezolano, a la altura del gigante Wall Street. Con su muerte en 1993, la construcción del edificio –ya avanzada en 60%– en el centro de Caracas, se detuvo.

Para 2007 y a la vista del gobierno chavista, ocupantes ilegales tomaron la edificación –con tres torres de 45, 20 y 10 pisos– y convirtieron las oficinas del lugar en apartamentos que albergan en algunos casos a mujeres solas o a numerosas familias en estrechos espacios de unos 25 metros cuadrados.