Nicolás Maduro calificó postura de Washington de “infame”. (AP)
Nicolás Maduro calificó postura de Washington de “infame”. (AP)

El dio por terminado el acercamiento iniciado hace mes y medio con Estados Unidos para normalizar las relaciones bilaterales, debido a las críticas formuladas a Caracas por Samantha Power, nominada como embajadora de Washington ante la ONU.

Tras enviar una nota de protesta a la Embajada de Estados Unidos, la cancillería venezolana emitió un comunicado donde "da por terminado" los procesos iniciados en Guatemala durante la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA).

En esa ocasión, el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, y el canciller venezolano, Elías Jaua, acordaron reabrir un diálogo bilateral de alto nivel, en busca de restablecer embajadores, retirados en 2012 tras tensiones políticas.

La cancillería dijo haber tomado la decisión de poner fin a ese acercamiento tras el respaldo que dio el viernes el Departamento de Estado "a la agenda injerencista" planteada por Power, quien el miércoles aseguró ante el Senado que, de ser ratificada en el cargo, luchará contra la "represión" en Venezuela.

"Sus opiniones irrespetuosas han sido hoy avaladas y respaldadas por el Departamento de Estado, contradiciendo el tono y el contenido de lo expresado por el secretario de Estado" en Guatemala, agregó la cancillería.

LAS DECLARACIONESLas declaraciones de Power, nominada por el presidente estadounidense como embajadora ante la ONU, habían sido calificadas el jueves de "infames" por el presidente de Venezuela, , quien exigió una "rectificación inmediata" a Washington.

Pero el viernes el Departamento de Estado defendió las críticas. "Cuando se trata de Venezuela, continuaremos expresando nuestro firme apoyo al fortalecimiento de las instituciones democráticas, respeto a la libertad de expresión, protección de la sociedad civil y mejoramiento del diálogo interno", afirmó la portavoz Marie Harf.

"Es inaceptable e infundada la preocupación (…), el Gobierno Bolivariano de Venezuela ha demostrado ampliamente que posee un sólido sistema de garantías constitucionales para preservar la práctica y el respeto irrestricto a los derechos humanos", destacó la cancillería.

MÍMICA VENEZOLANAPara la analista María Teresa Romero, la decisión de Venezuela demuestra que "no era sincero el intento de normalizar las relaciones con EEUU".

"No se entiende esta lógica revolucionaria de pelearse con el principal socio comercial, quien nos importa gasolina y nos compra petróleo con pagos contantes y sonantes", agregó Romero.