Imagen del velatorio que ha difundido la televisión norcoreana. (AP)
Imagen del velatorio que ha difundido la televisión norcoreana. (AP)

Corea del Norte mostró este martes el cuerpo del y enalteció a su sucesor, su hijo , mientras la inquietud ganaba a la comunidad internacional ante una eventual desestabilización de este régimen comunista dotado de armas nucleares.

La televisión norcoreana difundió fotos del cadáver del 'exnúmero uno' del régimen, muerto el sábado, vestido con su habitual uniforme color caqui y reposando en el interior de un sarcófago de vidrio rodeado por enormes arreglos florales.

Los responsables del Partido del Trabajo y de las Fuerzas Armadas, presentes para rendir homenaje al fallecido líder en el mausoleo Kumsusan de Pyongyang, estaban junto al nuevo mandatario designado, Kim Jung-un.

"Los participantes permanecieron largo tiempo ante el sarcófago, llorando ante la muerte súbita y cruel de Kim Jong-il, dirigente excepcional del partido, del Estado y de las Fuerzas Armadas, comandante sin igual (…) y padre esclarecido de la nación", informó la agencia oficial KCNA.

En el marco del anuncio del deceso, la televisión norcoreana seguía difundiendo y mostraba largas filas de personas que venían a prestar sus condolencias en diversos puntos del país, con un fondo de cantos patrióticos.