Representantes del Vaticano reconocieron ante la ONU casos de pedofilia. (EFE)
Representantes del Vaticano reconocieron ante la ONU casos de pedofilia. (EFE)

El afirmó hoy en la ONU que no hay excusa posible a los casos de explotación y violencia contra niños, al tiempo que enfatizó que existen responsables de abusos "en todas las profesiones", incluso "entre miembros del clero y personal de la iglesia".

La Santa Sede recibió hoy duras críticas por su manejo del escándalo global de abusos sexuales cometidos por sacerdotes,* en el interrogatorio público más intenso* al que haya sido sometida acerca de las denuncias de que protegió a curas pedófilos a expensas de las víctimas.

Monseñor Charles Scicluna, el exfiscal de la curia en materia de delitos sexuales, reconoció que la Santa Sede respondió con lentitud a la crisis, pero dijo que ahora estaba empeñada en hacerlo. "No digamos si es demasiado tarde o no. Pero hay ciertas cosas que se deben hacer de otra manera", dijo.

"Se encuentran abusadores entre los miembros de las profesiones más respetadas del mundo y, más lamentablemente, incluso entre miembros del clero y otro personal de la iglesia", dijo monseñor Silvano Tomasi, representante de la Santa Sede ante Naciones Unidas en Ginebra.

Tomasi inició la presentación del Vaticano ante el Comité de la ONU sobre los Derechos del Niño, la primera vez que la jerarquía de la Iglesia Católica participa en un escrutinio público de los abusos sexuales contra menores cometidos por sacerdotes en todo el mundo.

En esta ocasión, Tomasi sostuvo el Vaticano ha "delineado políticas y procedimientos para ayudar a eliminar tales abusos y colaborar con las autoridades estatales respectivas para luchar contra este delito".

Frente a los casos comprobados de abusos sexuales de menores bajo custodia o influencia de clérigos, la posición de las autoridades de la Iglesia ha sido que, cuando se comprueba la comisión de un crimen, éste debe ser castigado aplicando las leyes del Estado donde ha ocurrido.

El órgano de la ONU dedicó su sesión de hoy a evaluar la manera cómo la Santa Sede cumple los compromisos asumidos al ratificar la Convención de los Derechos del Niño, a la par que el los numerosos escándalos que *han azotado a la Iglesia por los abusos sexuales cometidos por religiosos.

PREOCUPA MOVILIZACIÓN DE PEDERASTASSobre los casos de sacerdotes acusados de abusos y que fueron removidos de sus diócesis para ser transferidos a otras, el representante de la Santa Sede Charles Scicluna aseguró que se han dado instrucciones claras para que no se produzcan más acciones de este tipo.

Asimismo, agregó que los responsables de las diócesis de origen están obligados a informar a las diócesis o congregaciones religiosas de destino sobre cualquier preocupación que exista sobre el comportamiento de un sacerdote.

"La decisión de una transferencia debe ser explicada y ésta es una política que debe ser aplicada", sostuvo.