(Reuters)
(Reuters)

Mantener encerrado en un psiquiátrico al asesino confeso de los atentados en Noruega, , le costaría a las autoridades de este país US$1,9 millones anuales en gastos de personal y de seguridad.

La cifra es la estimación de las autoridades sanitarias, que cuentan con que habrá un mínimo de cuatro personas en el día y tres por la noche en centro que se construirá para él en la cárcel de Ila.

El veredicto final decidirá el 24 de agosto si Breivik es o no penalmente responsable, teniendo en cuenta su estado mental, y si debe ir a la cárcel o ser condenado a recibir tratamiento psiquiátrico.

Las autoridades noruegas han decidido que si es deribado a tratamiento se construiría un departamento especial de alta seguridad, ya que los hospitales psiquiátricos existentes no cumplen con las condiciones necesarias.

El centro especial, cuya construcción costará unos US$330 mil, incluirá una habitación, una sala de estar, un baño y un gimnasio.