(Reuters)
(Reuters)

La Cámara de Diputados uruguaya refrendó hoy el proyecto de ley para autorizar el matrimonio entre homosexuales en el país, que se convierte así en la décimo segunda nación en adoptar esa medida y en la segunda de América Latina por detrás de Argentina.

La Ley de Matrimonio Igualitario, rechazada por la Iglesia católica uruguaya, fue aprobada con el voto a favor de 71 de los 92 legisladores presentes en la sesión.

El público que acudió al Parlamento gritó "Libertad, libertad" y estalló en aplausos tras la votación.

Según el diario El Observador, el Ejecutivo promulgará la ley en los próximos días.

El polémico texto sostiene que "el matrimonio civil es la unión permanente, con arreglo a la ley, de dos personas de distinto o igual sexo".

Pero además incluye cambios —tanto para parejas homosexuales como heterosexuales— en las normas sobre filiación, divorcio, edad mínima para contraer matrimonio, régimen sucesorio, adopción y el orden de los apellidos de los hijos, que será de libre elección de las parejas.

En los últimos seis años, legalizó la unión civil de homosexuales y la adopción de niños por parte de parejas del mismo sexo, además de habilitar el cambio de nombre y sexo, y el ingreso de homosexuales a las Fuerzas Armadas.