Según Marty, centros de detención del UCK y clínicas del norte de Albania participaron en la extracción de órganos.
Según Marty, centros de detención del UCK y clínicas del norte de Albania participaron en la extracción de órganos.

Tras las graves acusaciones que alegan que una red de tráfico de órganos de prisioneros de guerra habría funcionado en Albania entre 1998-99, el parlamento de este país aprobó por unanimidad una ley que permite que una misión de la Unión Europea investigue la denuncia.

Según Dick Marty, exrelator suizo del Consejo de Europa y autor de la denuncia, el (UCK) dirigió centros de detención en la frontera albanesa durante la guerra de Kosovo, y habría secuestrado y matado a civiles serbios y albaneses para vender sus órganos en el mercado internacional de transplantes.

El jurista estadounidense John Clint Williamson, quien dirige la misión de la que investigará el tema, consideró la decisión del parlamento como una "sólida confirmación de que Albania está comprometida con la responsabilidad y legalidad."

Según el fiscal serbio para crímenes de guerra, 500 personas habrían sido afectadas por esta práctica. Los gobiernos de Kosovo y de Albania rechazaron esta acusación, tildándola de difamatoria.