De los 128 millones de dosis de vacunas que se han administrado hasta la fecha, más de tres cuartas partes se concentran en solo 10 países que representan el 60% del PIB mundial. Hasta ahora, 2.500 millones de personas de casi 130 países todavía no han recibido ni una sola dosis, es por eso que , de la mano de la , alzaron su voz para que esto empiece a cambiar.

Para estas dos entidades, esta estrategia contraproducente costará vidas y medios de subsistencia, le dará al virus más oportunidades de mutar y escapar a las vacunas y entorpecerá la recuperación económica mundial.

Es por ello que exigen a los dirigentes que miren más allá de sus fronteras y adopten una estrategia de vacunación que ponga fin a la pandemia de una vez por todas y limite las variantes. Para Unicef y la OMS, los trabajadores de la salud están en la primera línea de la pandemia en entornos de ingresos bajos y medianos y, para que puedan protegernos, deberían ser los primeros en recibir protección.

MIRA: Coronavirus: Miembro de equipo de la OMS dice que China no quiso dar datos brutos sobre casos tempranos

Con el fin de garantizar que en los primeros 100 días de 2021 se empiecen a administrar las vacunas en todos los países, Unicef y la OMS consideran imperativo acatar las siguientes medidas:

  • Los gobiernos de los países donde ya se haya vacunado a los trabajadores de la salud y a las poblaciones que sufren un riesgo elevado de contraer enfermedades graves han de compartir las vacunas a través de COVAX, de forma que otros países puedan hacer lo mismo.
  • El Acelerador del acceso a las herramientas contra la COVID-19 (Acelerador ACT) y COVAX, su pilar de vacunas, deben financiarse en su totalidad, de manera que los países de ingresos bajos y medianos dispongan de asistencia financiera y técnica para desplegar y administrar las vacunas. Si se financia en su totalidad, el Acelerador ACT podría generar un beneficio máximo de 166 dólares por cada dólar invertido.
  • Los fabricantes de las vacunas deben asignar el suministro limitado de vacunas de manera equitativa; compartir con la OMS de manera prioritaria datos relativos a la seguridad, la eficacia y la fabricación que permitan llevar a cabo revisiones de las normas y las políticas; acelerar y maximizar la producción; así como transferir la tecnología a otros fabricantes que puedan ayudar a ampliar el suministro mundial.

ESTE VIDEO TE PUEDE INTERESAR

"A todos los chicos de los que me enamoré: Para siempre"
"A todos los chicos de los que me enamoré: Para siempre"

TE PUEDE INTERESAR