Cumbre redactará Carta Internacional para evitar más casos. (Reuters)
Cumbre redactará Carta Internacional para evitar más casos. (Reuters)

(AFP/Londres)Más de 700 millones de mujeres en el mundo han sido casadas cuando eran niñas, denunció el martes , que organiza en una conferencia sobre la lucha contra los matrimonios forzados y la mutilación genital femenina.

La conferencia, titulada "Girl Summit 2014", está coorganizada por el primer ministro británico, David Cameron, y es la primera de este tipo, según el Fondo de Naciones Unidas para la infancia UNICEF.

Su objetivo es lograr apoyar en todo el mundo para poner fin a los matrimonios forzados y la ablación de clítoris, que afecta a más de 130 millones de mujeres y niñas en los 29 países de y Oriente Medio donde su práctica es más frecuente, según UNICEF.

La cumbre redactará una "Carta Internacional" pidiendo el fin de estas prácticas y nuevos programas para prevenir los matrimonios forzados y de niñas en 12 países en desarrollo.

Según nuevos datos de la agencia de la ONU, entre los 700 millones de mujeres víctimas de matrimonio forzado, más de un tercio (250 millones) eran menores de 15 años cuando se casaron.

Sobre las mutilaciones genitales especialmente practicada en 29 países de África y de Oriente Medio, UNICEF apunta a una mejora de la situación, afirmando que el riesgo para una adolescente de sufrir mutilación genital se ha reducido en un tercio en 30 años.

"Las niñas no son la propiedad de nadie, tienen derecho a elegir su destino. Cuando lo hacen, todo el mundo sale beneficiado", declaró el director general de UNICEF, Anthony Lake, en un comunicado.

Por su parte, el gobierno británico anunciará durante el día una nueva legislación que castigará en el a los padres que no impidan la ablación del clítoris de su hija.

"Todas las niñas tienen derecho a vivir libres de toda violencia y toda coerción, sin ser forzadas al matrimonio o a los efectos físicos y psicológicos de por vida de una mutilación genital femenina", indicó en un comunicado.

"Prácticas aberrantes como estas, por muy arraigadas que estén en una sociedad, violan los derechos de las niñas y de las mujeres en todo el mundo, incluido aquí en el Reino Unido", añadió.